domingo, 18 de noviembre de 2018

TÉ YOGUI Y SUS MARAVILLOSAS PROPIEDADES. COCINÁNDOME MI TÉ YOGUI

PROPIEDADES DEL TÉ YOGUI. COCINÁNDOME MI TÉ YOGUI

Esta mañana de domingo he estado cocinando mi Té yogui que tomaré durante toda la semana.
Normalmente me lo suelo tomar  por la mañana temprano, después de darme una ducha  de agua fría.
La ducha fría me ayuda a sentirme más enérgico en la mañana, además de mejorar la circulación de la sangre. Con precaución siempre de evitar que el chorro de agua fría caiga sobre el fémur del muslo, ya que puede originar en algunos casos descalcificación ósea.

Después de esta ducha de agua fría, me suelo tomar un té yogui maravilloso para empezar el día.
Las sensaciones de el agua fría y después el calor que me produce el yogui té me da unas sensaciones increíbles.
A veces también suelo tomarlo después de mi última práctica de yoga. Me armoniza y equilibra todavía más para irme a la cama a disfrutar del dormir durante toda la noche

Las propiedades del té yogui llenarían páginas según la ciencia yóguica.
Sus múltiples propiedades para la salud, delicioso, calmante y una gran sustituto del café. Dá mucha energía y calor interno muy bueno sobre todo en el invierno.

Según la ciencia yóguica los ingredientes usados tienen las siguientes propiedades:

Pimienta negra: purificadora de la sangre
Cardamomo en vainas: auxiliar digestivo
Semillas de clavo: benéfico para el sistema nervioso
Canela: energética y fortalece los huesos
Raíz de jengibre: cura y previene resfriados y gripe. Aumenta la energía
Diluido en leche o agua ayuda al malestar de la dentición de los niños pequeños ya que el clavo es un anestésico y natural.

Se puede guardar en la nevera durante una semana si es con leche y durante más tiempo si no añadimos leche.


Ingredientes a utilizar:
                                                         
Para un litro de agua usaremos:
                                                         
7-8 clavos enteros
10 vainas de cardamomo ligeramente trituradas
7-8 granos de pimienta negra gruesa
1 rama de canela de 12 centímetros
4 rebanadas de raíz jengibre

Hervir a fuego medio y tapado estos ingredientes durante 35 minutos en el litro de agua:


Cuando queden 5-7 minutos añadiremos 1/4 de una cuchadarita de té negro

Y 2 tazas de leche (al gusto). Yo he usado leche de avena pero podríamos usar de otro tipo.

La leche ayuda a la fácil asimilación de las especias. La pizca de té negro nos ayuda a conseguir la perfecta aleación química de la mezcla.
Después endulzar al gusto con miel de abeja.




 
Colar y servir.
Y a disfrutar plenamente su maravilloso sabor entre picante y dulce, así como su maravillosa fragancia .
Totalmente recomendable para empezar el día o para después de la práctica de tu sesión de yoga.
Namasté








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

PRÓXIMAMENTE COMIENZO DE CLASES DE YOGA

Próximamente daremos comienzo de una nueva temporada de nuestras clases de Yoga. Esta nueva temporada nos centraremos como siempre en ...