Beneficios del yoga en la tercera edad

YOGA EN LA TERCERA EDAD (YOGA DE ORO)

Yoga en la tercera edad. Beneficios

“Envejecer es como escalar una gran montaña; mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena”. Ingmar Bergman (Director de Cine)

El envejecimiento se debe a: 
El oxígeno que respiramos es absorbido en los alvéolos por los glóbulos rojos. Estos lo llevan a todas las células del cuerpo. Dentro de la célula el oxígeno es usado en las mitocondrias para obtener energía la célula, dando como consecuencia de reacciones químicas productos de desecho (respiración celular). La acumulación de estos productos de desecho con el tiempo, originan el mal funcionamiento de las mitocondrias, y en consecuencia, la muerte celular, originando el envejecimiento. ¿Que curioso verdad? Por tanto esto es maravilloso realmente…la respiración nos hace vivir y morir al final…..aunque la muerte es solo un paso.

Beneficios del ejercicio y del yoga en la edad adulta:
La actividad física adecuada con movimientos de todas las articulaciones permite un engrase de las mismas evitando la atrofia articular.
Mayor capacidad de oxigenación de los pulmones, con mayor resistencia y menor fatiga.
Mayor relación con las personas mejorando las capacidades intelectuales y de memoria.
Activación de todos los sistemas del cuerpo: nervioso, respiratorio, endocrino, óseo, respiratorio, muscular, digestivo y endocrino.
Armonía  psicofísica y de cuerpo-mente-espíritu, sentir-vivir los movimientos, interiorizarnos y sentir los propios órganos
Alivio de problemas psicosomáticos, efectos positivos en el sistema neuro-muscular y óseo-articular.
 Nos permite ser más conscientes en nuestra vida diaria, a sentir el presente (el aquí y ahora).

El yoga en la tercera edad también aporta los siguientes beneficios: 
Permite el movimiento de todas las articulaciones y músculos, previene trastornos propios de la vejez como la artrosis, mejora la calidad del sueño, mejora el funcionamiento endocrino retrasando el envejecimiento, activa la circulación sanguinea, reduce la pérdida de memoria, mejora el carácter, permite conservar el peso ideal.

Importancia de una buena respiración en la tercera edad. 
Esta beneficia a: 
– mayor oxigenación de la sangre, por tanto, mayor eliminación de toxinas.
– mejor funcionamiento del sistema digestivo, mejor asimilación de nutrientes.
 – mejor funcionamiento del sistema nervioso.
– rejuvenecimiento de las glándulas, sobre todo la pituitaria y la pineal, funcionando mejor el sistema endocrino.
– rejuvenecimiento de la piel.
– la correcta respiración facilita un masaje a los órganos internos, que hacen que funcionen mejor, ya que reciben mayor aporte sanguíneo.
 – mayor capacidad de respiración, ya que se consigue mayor elasticidad del tórax y de los pulmones. – reducción de la carga de trabajo del corazón, que lo hace más fuerte, más eficiente y que dure más tiempo. Reducción de la tensión de la sangre.
– ayuda a encontrar el peso ideal, gracias a la mayor oxigenación.
– relajación mental y corporal, reduciendo la ansiedad y el stress. La respiración profunda hace trabajar menos al corazón lo que origina una relajación de los músculos, mayor oxigenación cerebral y una relajación mental.

Diez recomendaciones de alimentación para una persona mayor para mantener una buena alimentación: 
– ingerir alrededor de dos litros de líquido al día, en forma de agua, infusiones, caldos, leche,zumos, etc.
– comer frutas y verduras al día que aportan vitaminas y minerales esenciales, para los procesos fisiológicos. Mejor si es posible una de color verde y otro de color rojo o amarillo al día.
– comer cereales integrales que aportan fibra y facilitan la evacuación intestinal.
– reducir la ingesta de dulces, caramelos y bebidas azucaradas.
– reducir la ingesta de embutidos y carnes grasas, y cambiarlas por aceite de oliva, pescado azul y frutos secos. Cambiar las carnes más grasas por carne como pollo o conejo.
– reducir los niveles de sal en la comida y usar condimentos a base de hierbas para darle sabor a los alimentos.
– consumir moderadamente alcohol.
– masticar bien la comida, si no es posible hacer trocitos pequeños para facilitar la digestión.
 – hacer cuatro comidas al día, siendo la cena muy ligera para facilitar el sueño y el descanso. – comer alimentos fáciles de masticar como quesos, patatas, picar las carnes a modo de hamburguesas para facilitar la digestión.

Tres prácticas terapéuticas o deportivas en combinación con el yoga serían: 
Caminar al día 45 minutos para movilizar las piernas y para que el corazón trabaje.
Hacer lavados de agua fría de piernas dos o tres veces a la semana, ya que permitirá la activación de la circulación de la sangre y la eliminación de toxinas. Nunca debe caer directamente el chorro de agua fría directamente en el fémur, para evitar descalcificación.
Depuración de hígado y riñones utilizando plantas depurativas o zumos depurativos al menos una vez al año, ya que permitirá eliminar gran cantidad de toxinas y hacer que los órganos funcionen mucho mejor.
Ángel Méndez Cano.

Suscríbete a mi blog y recibe artículos como este

Comentarios

Entradas populares