UN TRATAMIENTO PARA LA ARTRITIS. COMO TRATAR LA ARTRITIS

UN TRATAMIENTO PARA LA ARTRITIS.

TRATAMIENTO NATURAL PARA LA ARTRITIS

Dejo aquí expuesto íntegramente una manera de tratar la artritis. El caso de estudio es ficticio pero de una manera clara y explicativa se puede entender claramente.


En primer lugar, me gustaría comentar que la elección de este trabajo, se debe a la gran incidencia de esta patología, que afecta a muchas personas mayores y que muchas veces por desconocimiento del propio paciente de la medicina natural, se recurre en la mayoría de los casos al tratamiento que le receta su médico de cabecera, el cual, consiste en medicamentos para el dolor y antiinflamatorios, con la gran cantidad de efectos secundarios que estos derivan.

No voy a entrar en analizar los efectos secundarios, porque creo que no es el momento de realizarlo en esta tesina, pero si alguien quisiera entrar en detalle solo un poco, bastaría con poner en internet "efectos secundarios de antiinflamatorios y pastillas para el dolor" y veríamos la cantidad de efectos secundarios que poseen.




¿Qué es la artritis?

La artritis es una enfermedad articular y degenerativa. Es la más común de las enfermedades articulares y  aproximadamente el 70% de las personas mayores de 70 años tiene alguna evidencia de esta enfermedad.

Produce dolor en las articulaciones y suele afectar a cuello, región lumbar, rodillas y caderas, aunque puede afectar a otras articulaciones, sobre todo con el paso del tiempo. Afecta más a las mujeres, pudiendo aparecer a partir de los 30 o 40 años de edad.
Consiste en una inflamación de la articulación produciendo dolor, pudiendo ocasionar deformación e incapacidad. Al principio afecta a manos y pies, extendiéndose a otras articulaciones. En casos muy avanzados puede dañar y destruir el cartílago e incluso el hueso.

Una característica, que creo que es muy importante, es que se van alternando periodos de gravedad con mejoría, pudiendo haber entre brote y brote de gravedad varios años, con lo que el paciente al principio no le tome demasiada importancia, pero la artritis va avanzando poco a poco, y por tanto si se detecta a tiempo y se ponen los remedios lo antes posible se puede solucionar el problema con más facilidad.

La medicina occidental la reconoce como crónica, es decir que durará toda la vida del paciente, habiendo temporadas sin dolor y otras con dolor en los que el tratamiento consiste en aplicar medicamentos para el dolor y antiinflamatorios, que solo sirven para aliviar los síntomas, pero no curan.




Tipos de artritis

Existen distintos tipos de artritis:

Artritis aguda: Se caracteriza por dolor, tumefacción y enrojecimiento.

Artritis anafiláctica: La que forma parte del síndrome de enfermedad del Suero.

Artritis anquilopoyética: La que produce soldadura fibrosa de las superficies articulares.
Artritis atrófica: La deformante caracterizada por inflamación y tumefacción de las articulaciones con atrofia progresiva.

Artritis crónica: Inflamación crónica de una articulación (secuela de reumatismo agudo, gota, tuberculosis, etc.).

Artritis deformante: Artritis crónica atrófica e hipertrófica que produce deformaciones.

Artritis hipertrófica: La deformante que produce hipertrofia del cartílago en el borde articular y osificación consiguiente.

Artritis reumatoidea: Poli-artritis inflamatoria subaguda o crónica, de probable mecanismo autoinmunitario, que afecta en especial a las articulaciones periféricas de forma simétrica, que cursa con exacerbaciones y remisiones, y que provoca, en los estadios avanzados, diversas deformaciones de las articulaciones afectadas. Reumatismo articular crónico progresivo, enfermedad de Charcot-Marie-Tooth.

Artritis seca: Artritis crónica sin exudado líquido.
Poliartritis crónica: Se incluyen la artritis reumatoide y las llamadas espóndilo artropatías (artritis psoriásica, el síndrome de REITER y la espondiolitis anquilosante).
Enfermedades del tejido conectivo: (tendones, etc.) Son el Lupus Eritematoso y Vasculitis.
Artritis infecciosas: Pueden ser víricas y bacterianas, y la Artritis Bucelar (o fiebre de Malta)

Artritis producida por hongos: Son infrecuentes.
Artritis microcristalina: La gota es la más característica. Se produce un ataque de artritis aguda en una articulación y cede para, al cabo de un tiempo, repetirse en esa misma zona o en otra diferente.
Artritis: Que se genera en los estadios finales de una artrosis.
Artritis gotosa: Se hereda en un gen, el HLAP 27, que es determinante de la aparición de la enfermedad. Casi todos los pacientes presentan hiperuricemia. Los depósitos son de urato de sodio y provocan destrucción del cartílago, huesos y partes blandas. La membrana sinovial reacciona con una inflamación aguda. Los depósitos pueden llegar a medir varios centímetros de diámetro.
Artritis psoriásica: Es una enfermedad reumática que puede afectar a aquellas personas que padecen psoriasis en la piel. Aunque solo el 10% de las personas que la padecen desarrollarán a lo largo de su vida una artritis.



Causas y Factores a tener en cuenta


Edad: El desgaste producido con los años y la dificultad cada vez mayor de la recuperación del tejido.

La genética: Parece que la artritis de las manos en las mujeres podría tener carácter hereditario. Debido a un gen llamado HLAP 27, que es determinante en la aparición de la enfermedad. Entre un 5 y un 10% de los afectados de artritis reumatoide tienen antecedentes familiares.

La obesidad: El sobrepeso daña las articulaciones, sobre todo de las caderas y de las rodillas.

La sobrecarga: Debida a diferencias de tamaños entre las piernas, lo que provoca que una articulación cargue más que otra.

Las lesiones: Cualquier lesión que haya afectado a una articulación predispone a una artritis ya que la recuperación nunca es completa.

La profesión: Los profesionales que por su modo de trabajo esfuerzan su organismo, están más predispuestos ya que sobrecargan las articulaciones.

Infecciones: Infección en otra zona del cuerpo (intestinal o del tracto sexual) al aparecer el síndrome de Reiter.

La humedad: El exceso de humedad en la zona donde el sujeto vive o trabaja.
La alimentación: El tipo de alimentación, rica en carnes o mariscos, que pueda producir ácido úrico, formando cristales en la artritis gotosa.
Cambios hormonales: Estos pueden producir desequilibrios químicos en el organismo.
Otras causas: Causas desconocidas de la artritis reumatoide, la psoriasis y el lupus eritematoso.



Síntomas más frecuentes

Sensación de rigidez en articulaciones al levantarse. Estas aparecen tensas, rígidas, a veces inflamadas. A medida que van pasando las horas van recuperando su estado normal.

El dolor articular puede ser discreto o muy intenso. En ocasiones y dependiendo de la zona afectada, por ejemplo los dedos de las manos o los pies, son muy dolorosos.

Debilidad general. El paciente se siente casi permanentemente cansado, falto de energía.

Falta de apetito. Las ganas de comer, el placer por la comida, prácticamente desaparece.

En algunas ocasiones se producen picos de fiebre o fiebre alta sobre todo en la noche, el enfermo suele acusar unas décimas.

Dolores punzantes y agudos como de descargas eléctricas.

Dolores que cambian de un sitio a otro con gran rapidez.
Dolores violentos en los huesos como si estuvieran rotos. En ocasiones el paciente refiere un dolor intenso.

Articulaciones rojas, edematizadas y muy dolorosas al menor contacto.

Los dolores pueden agravarse con el calor de la cama, con los cambios de temperatura, con el frío y con el calor.

Deformación más o menos acusada en articulaciones. A medida que la enfermedad avanza las deformaciones elevada. Articulares se hacen más evidentes.

Transpiraciones nocturnas con mal olor. El enfermo de artritis suda abundantemente.

Sed

Anemia. Esta se produce en ocasiones.

Nódulos reumatoides: Bultos de tejido que se forman bajo la piel. Estos pueden aparecer en los dedos de las manos; en los pies; en los codos, en los hombros.

Inflamaciones de los tejidos de revestimiento de los órganos.

Inflamación de los vasos sanguíneos: vasculitis.

Sequedad de ojos, boca o piel.




Caso de estudio.
(Es un caso ficticio y no corresponde a un caso de estudio real).


El paciente que entra en mi consulta es una mujer, que me comenta que le han diagnosticado artritis en rodillas y manos y que el médico de cabecera le ha dicho que es una enfermedad para toda la vida.

El tratamiento que le manda su médico son medicamentos para el dolor y antiinflamatorios.

Tiene dolores intensos en dedos de las manos y rodillas, sobre todo en épocas frías y húmedas, con episodios de inflamación. Dice tener rígidas las articulaciones cuando se levanta de la cama y en ocasiones el simple roce con la cama le causa dolor en las zonas afectadas.



Ficha de Anamnesis

Datos personales
Nombre: X                   Edad: 70                      sexo:   Mujer                     
Ocupación: pensionista
Domicilio:                                       Teléfono:                     Correo electrónico: 
Ficha Nº: 53
Datos asistenciales
Antecedentes patológicos personales: diabetes, ansiedad.
Antecedentes patológicos familiares: No recuerda
Alergias a algo: No
Embarazo o cree que podría estarlo: no es el caso
Etnia: europea

Hábitos de salud
Fumador:   no                           Nº cigarrillos/ día:                                         
Bebedor habitual: no                Frec. día/ semana:
Estupefacientes: no                   Frec. día/ semana:
Realiza ejercicio:  no                 Tipo Ejercicios:                                                Frec. día/ semana:

Alimentación: rica en carnes y grasas, según estudio de su alimentación de una semana.

Tratamientos farmacológicos
Toma algún medicamento: insulina inyectada, antiinflamatorios y dolor, tranquilizantes.


Motivo de la consulta

Que le pasa: dolor intenso en dedos de las manos y rodillas, con inflamación causada por artritis
Desde cuándo: 2 años
A qué lo atribuye:

Exploración física

Peso:  75                              Talla:   160                               
Postura normal o alterada: normal
Evaluación de la piel: normal
Evaluación del dolor: dolor al tacto
Evaluación osteo-articular: inflamación leve
Evaluación neuro muscular:     
                                   
Diagnóstico
Juicio terapéutico: Artritis


Estudio


En primer lugar procederemos a un estudio de hemograma, para analizar mejor la patología.

Para ello realizaremos el análisis de varios parámetros:

- Factor reumatoide, para ver si la artritis está condicionada por reumatismo.

- Calcio en suero y orina en 24 horas, para ver los niveles del mismo y verificar el equilibrio del mismo.

- Niveles de ácido úrico en sangre y orina de 24 horas, para ver si puede deberse a una artritis gotosa o ver el riesgo de padecer un ataque de gota.

Viendo los resultados podemos afirmar que la artritis no es condicionada por reuma, los niveles de calcio está algo bajos, y el ácido úrico está algo alto, pero no en niveles alarmantes.

En segundo lugar estudiaremos su dieta, basado en su alimentación en una semana. Para ello pediremos al paciente que vaya anotando todo lo que ingiere durante el periodo de una semana.

Analizando su alimentación podemos observar que tiene un exceso de alimentos en carnes, grasas y mariscos.



Dietoterapia

Viendo estos datos del paciente de anamnesis, de hemograma y haciendo un estudio personal en vitaminas, minerales y aminoácidos, podemos sacar las siguientes conclusiones:
El paciente padeció ansiedad durante largos periodos de su vida. El médico le recetó tranquilizantes, que tomó durante largos periodos de tiempo, de hecho todavía toma alguno. Esto puede originar déficit de vitamina C. Esta misma ansiedad y stress pudo ocasionar déficit en minerales como Calcio, Manganeso y Zinc.
Al estar tomando también antiinflamatorios para la artritis puede ocasionar déficit en Zinc y Potasio.
La misma diabetes puede ocasionar un déficit en vitamina B2, también necesaria para combatir la artritis, ya que se utiliza como sinérgico para la absorción de vitamina C.
Estos minerales y vitaminas son esenciales para combatir la artritis.





Complementos para combatir la artritis:


Vitaminas: A, B1, B2, B3, B5, B6, B12, C, D, E, F, P.
Minerales: Calcio, Cloro, Cobre, Flúor, Fósforo, Magnesio, Manganeso, Potasio, Selenio, Silicio, Zinc.
Aminoácidos: Cisteína, Metionina, Propolina, Treonina.


Por tanto, viendo estos datos al paciente le recomiendo introducir en su dieta los siguientes alimentos:

En primer lugar tiene que reducir la ingesta de carnes a dos veces por semana y no comer embutidos ni mariscos.
Legumbres (arroz, garbanzos y lentejas) tres veces por semana.
Verduras y hortalizas, como alcachofa, espárrago, lechuga, coles, tomate, guisantes, brócoli, pimiento introducirlas en cena y y comida variadas a la semana.
Frutas como pomelo, naranja, mandarina al menos tres o cuatro piezas a la semana.
Frutos secos: comer para merendar un puñado de avellanas, cacahuetes, nueces, almendras, variando cada día con un fruto seco diferente de los dichos anteriormente. Puede añadir a la meriendo o bien en la cena un yogur.
En principio pescado no haría falta por que come tres veces a la semana incluyendo sardinas y atún.
Sería primordial introducir en ensaladas brotes de alfalfa (siempre que se pueda conseguir, de todas formas existen en el mercado productos a base de alfalfa) con aceite de oliva y un buen chorro de limón en lugar de vinagre.
La alfalfa desde mi punto de vista es un alimento estrella que todo el mundo deberíamos de tomar. Paso a detallar sus sustancias activas y propiedades, puesto que es un alimento un tanto desconocido por la mayoría de las personas. Además no posee contraindicaciones.

Sustancias activas de alfalfa:

Sales minerales en especial aluminio, boro, calcio, cobalto, cobre, cromo, potasio, hierro, fósforo, magnesio, manganeso, selenio, sodio y zinc, . Gran cantidad de aminoácidos. Betacaroteno y vitaminas A, B1, B3, B5, B6, B7, B9, B12, C, D, E, K, P. Alcaloides, aminoácidos (similares a los encontrados en la proteína animal), análogo a la hormona secretora de tirotropina (thyrotropin-releasing hormone, TRH), azúcares, beta caroteno, clorofila, cumarinas, enzimas digestivas (8), fitoesteroles, fitoestrógenos, flavonas, flavonoides, L-canaverina, octacosanol y saponinas.

Propiedades de alfalfa:
Alcalinizante, alimenticio, antiartrítico, antiaterogénico, antibacteriano, anticanceroso, anticolestémico, antidiabético, antiespasmódico, antihemorrágico, antipirético, antirreumático, antiviral, aperitivo.



Plan de tratamiento


Me gustaría comentar, que aunque este paciente padece de otras enfermedades, como diabetes y periodos de ansiedad, no voy a entrar a discutirlos porque no es el caso de estudio en esta tesina.



Primera semana

- Dietoterapia:
Basada en los alimentos anteriormente expuestos. En principio no vamos a añadir complementos con calcio y vitamina C que vendrían muy bien, pero que creo que si el paciente sigue una dieta rica como la expuesta anteriormente no haría falta.


- Zumoterapia:

Para combatir la inflamación y el dolor.
La combinación de los siguientes zumos nos ayudará a combatir las inflamaciones y el dolor causadas por la enfermedad: Zumos de: Ajo. Alcachofa. Naranja. Litchi. Pera. Nabo. Perejil. Es muy importante comentar que este tratamiento de zumoterapia con estos productos es exclusivo para este paciente y su caso, ya que estos alimentos no tendrían efectos secundarios en su organismo. Por ejemplo otro alimento que podríamos introducir en este caso sería el plátano, pero o lo usaremos puesto que es diabética.
Posología: Pueden tomarse juntos o por separado. Generalmente, 2 ó 3 vasos al día, preferentemente entre comidas.


- Digitopuntura:

Dos veces esta semana. Usaremos los siguientes puntos:

4 IG: Se encuentra en la mano, en el hueco que hay entre el metacarpiano del pulgar y el del índice, por la cara dorsal.
11 IG: Se encuentra en la parte externa del codo, donde termina el pliegue que se forma al doblar el brazo.
5 TR: Se encuentra en la cara anterior del antebrazo, a dos anchuras del pulgar por encima del pliegue de la muñeca, entre los dos huesos (el cúbito y el radio).
36 E: Se encuentra a tres anchuras del pulgar por debajo de la punta de la rótula y a una anchura de pulgar por fuera de la tuberosidad de la tibia.
20 VB: Se encuentra en la nuca, y está situado debajo del hueso occipital, a tres anchuras de pulgar de la columna vertebral.


- Geoterapia:

Realizaremos una decocción de Harpagofito en un cazo. Retiraremos del fuego y colocaremos 1 taza de arcilla en polvo en un recipiente, verter el agua poco a poco y remover hasta obtener una pasta espesa. Aplicar la arcilla directamente sobre la zona dolorida y dejar actuar hasta que se haya enfriado por completo. Este remedio es muy eficaz para aliviar el dolor producido por la artrosis.


 ARCILLA: Composición Recomendada:

Sílice 49,10%  
Alúmina 14,65%  
Sesquióxido de Hierro 5,65%  
Calcio 4,44%  
Óxidos Alcalinos (Sodio y Potasio) 3,08%  
Magnesio 4,24%  
Oxido de Titanio 0,74%  
Humedad 7,40%  
Pérdidas por calentamiento 10,85%

Realizaremos el tratamiento de Digitopuntura y Geoterapia en la misma sesión.


-Fitoterapia:

Usaremos dos plantas que funcionan muy bién contra la artritis, como son el harpagófito y la verbena. El tratamiento será en infusión de estas dos plantas y la toma de dos a tres tazas al día. Son dos plantas que vendrían bien para este paciente. Vuelvo a reiterar que este tratamiento sería exclusivo para este paciente, por ejemplo una persona con gastritis o úlcera gastroduodenal no debería tomar harpagófito.


Segunda semana:


- Dietoterapia:

Basada en los alimentos expuestos anteriormente.


- Zumoterapia:

Depuración del organismo para eliminar los restos de sustancias tóxicas de los medicamentos que está tomando para el dolor y antiinflamatorios.
Para ello usaremos juntos o separados zumos de manzana, ortiga, espárragos, pepino y berros. No usaremos espinacas, puesto que nos interesa perder calcio, ya que el exceso d espinacas no es conveniente en estos casos.
Vuelvo a comentar que este tratamiento es exclusivo para este paciente y su caso. Por ejemplo para una persona con insuficiencia renal no se aconsejaría un tratamiento de zumoterapia con espárragos.


- Digitopuntura:

dos veces a la semana según síntomas:
Estimularemos los siguientes puntos:

4 IG: Se encuentra en la mano, en el hueco que hay entre el metacarpiano del pulgar y el del índice, por la cara dorsal.
11 IG: Se encuentra en la parte externa del codo, donde termina el pliegue que se forma al doblar el brazo.
5 TR: Se encuentra en la cara anterior del antebrazo, a dos anchuras del pulgar por encima del pliegue de la muñeca, entre los dos huesos (el cúbito y el radio).
36 E: Se encuentra a tres anchuras del pulgar por debajo de la punta de la rótula y a una anchura de pulgar por fuera de la tuberosidad de la tibia.
20 VB: Se encuentra en la nuca, y está situado debajo del hueso occipital, a tres anchuras de pulgar de la columna vertebral.


-Fitoterapia:

Usaremos dos plantas que funcionan muy bien contra la artritis, como son el harpagófito y la verbena. El tratamiento será en infusión de estas dos plantas y la toma de dos a tres tazas al día. Son dos plantas que vendrían bien para este paciente. Vuelvo a reiterar que este tratamiento sería exclusivo para este paciente, por ejemplo una persona con gastritis o úlcera gastroduodenal no debería tomar harpagófito.



Tratamiento final


Existen muchos tratamientos para la artritis, homeopáticos, homotoxicología, litoterapia, yemoterapia, sales de Shussler. Yo voy a elegir dos para el tratamiento final, pero podríamos utilizar otros.

- Yemoterapia:

Utilizaremos el tratamiento de mezcla de Ribes nigrum, Pinus Montana y vitis vinífera. (50 gotas de la mezcla una vez al día mejor en ayunas para una mejor y mayor absorción).


-Sales de Shussler:

Biosal Número 9: Natrum Phosphoricum o Fosfato sódico.
Biosal que va muy bien en tratamientos de artritis y artrosis y en enfermedades degenerativas como es este caso.
El tratamiento con Sales de Schüssler será:
En general, 2 cucharaditas de sal indicada en trituración, ó 2 comprimidos de éstas, 3 veces al día, entre comidas.


Usaremos este tratamiento durante unas semanas hasta total mejoría.

Es fundamental que el paciente siga la dieta antes expuesta como tratamiento preventivo, junto con algún complemento del cual no vamos a hablar en este artículo.


Consejos

Estos son algunos pequeños consejos que nos pueden ayudar a paliar el dolor y que podemos realizarlos en nuestro mismo domicilio.


Composición Nº 1: Perejil.
Posología: Generalmente, masticar unas ramitas o hacer infusiones, 2 ó 3 veces al día. Tomar preferentemente antes de las comidas.
Contraindicaciones. Efectos secundarios: Las embarazadas y los que padezcan insuficiencia renal, deben evitar su consumo.


Composición Nº 2: Cebolla.
Posología: Las cataplasmas de cebolla caliente sobre las zonas inflamadas favorecen la desinflamación de las mismas. Ponemos a cocer una cebolla grande. Una vez cocida y bien caliente la ponemos en un paño y la colocamos a modo de cataplasma sobre la articulación doliente.
Posología: Generalmente, se aplicarán las cataplasmas, 3 ó 4 veces al día, dejándolas actuar durante al menos 30 minutos.
Contraindicaciones. Efectos secundarios: Al ser de uso externo, no se conocen.

Composición Nº 3: Ajo + Manteca de cerdo.
Posología: Se prepara el ajo machacado y se mezcla con la manteca de cerdo. Esto se calienta y se coloca en un paño fino. Con ello haremos cataplasmas. Disminuirá la inflamación y el dolor.
Posología: Generalmente, se aplicarán las cataplasmas, 3 ó 4 veces al día, dejándolas actuar durante al menos 30 minutos.
Contraindicaciones. Efectos secundarios: Al ser de uso externo, no se conocen.

Composición Nº 4: Mantequilla + Perejil + Ajo.
Posología: Para aliviar la inflamación en una articulación: Preparar una pasta mezclando Mantequilla, unas cuantas hojas de Perejil fresco y 1 diente de Ajo machacado. Colocar una cataplasma caliente sobre la zona dolorida.
Generalmente, se aplicarán las cataplasmas, 3 ó 4 veces al día, dejándolas actuar durante al menos 30 minutos.
Contraindicaciones. Efectos secundarios: Al ser de uso externo, no se conocen.


Composición Nº 5: Queso fresco.
Posología: Prepara una compresa poniendo 100 g de Queso fresco recién sacado de la nevera entre dos paños finos o gasas. Colocarlas sobre la zona afectada y cambiarlas al notar que se calientan.
Generalmente, se aplicarán las cataplasmas, 3 o 4 veces al día, dejándolas actuar durante al menos 30 minutos.
Contraindicaciones. Efectos secundarios: Al ser de uso externo, no se conocen.


Composición Nº 6: Harpagofito.
Posología: Friccionar las zonas afectadas diariamente con Harpagofito. Generalmente, se aplicarán las fricciones, 3 ó 4 veces al día.
Contraindicaciones. Efectos secundarios: Al ser de uso externo, no se conocen.


Composición Nº 7: Vinagre de manzana.
Posología: Un vaso de agua con 2 cucharaditas de Vinagre de Manzana. Generalmente, 2 ó 3 veces al día.
Contraindicaciones. Efectos secundarios: Úlceras gastroduodenales. Esofagitis.


Composición Nº 8: Hojas de Vid roja.
Posología: Para calmar los dolores intensos y crispantes, preparar una decocción bastante concentrada de Hojas de Vid roja en la que se maceran hojas de col (sin sus nervaduras). Cubre las partes doloridas con tres capas de hojas, que se mantendrán en su lugar por medio de un vendaje no demasiado apretado. Para mayor comodidad, cabe utilizar una media vieja, de lana o de algodón, a la que se le habrá cortado talón y punta. Generalmente, se aplicarán las cataplasmas, 3 ó 4 veces al día, dejándolas actuar durante al menos 30 minutos.
Contraindicaciones. Efectos secundarios: Al ser de uso externo, no se conocen.



Cuando la enfermedad afecta a las Manos.
1.- Se puede calmar el dolor utilizando compresas calientes o baños de parafina.
2.- Usar guantes de lana para dormir por la noche.
3.- Para abrir, por ejemplo los botes, se debe hacer utilizando la palma de la mano, para no hacer demasiada fuerza y tensión con los dedos.

Cuando la enfermedad afecta a las Rodillas.
1.- En algunos casos puede ser necesario modificar los zapatos poniéndole unas cuñas.
2.- Las rodilleras pueden ser muy útiles para estabilizar la articulación.
3.- No debe estar a pie plantado más de 10 minutos seguidos. Comprobará que si lo hace el dolor aparece o se intensifica.
4.- En épocas de frío es recomendable dormir con rodilleras de lana, esto nos aislará de la humedad.


Recomendaciones


En la vida diaria son muchas las cosas que podemos hacer para mejorar nuestra situación. La experiencia me indica que estas son algunas de las pautas que más ayudan a mejorar el problema:

Ejercicio físico moderado de forma diaria. Este debe ser controlado, sin abuso pero continuado, siendo fundamental para un afectado de problemas óseos, de lo contrario se producirá un entumecimiento de las articulaciones. El ejercicio más completo y con menos riesgo es la natación, pero cuidado, a poder ser en piscinas climatizadas para evitar el exceso de frío. Está muy aconsejado en estos casos.  Al ser una persona de 70 años con un paseo diario de 45 minutos será suficiente o ejercicios de yoga.

Es necesario mantener el peso adecuado a nuestra edad, sexo y estatura. Pensemos que el sobrepeso nos supone también un sobreesfuerzo para poder moverlo, y esto es lo último que necesita un afectado de problemas óseo-musculares.

Deben evitarse los fríos, la humedad y los cambios bruscos de temperaturas ya que pueden fácilmente provocar inflamaciones articulares.

Deben evitarse las alteraciones del sistema nervioso. Es sabido que el sistema nervioso puede precipitar la aparición de crisis dolorosas. Podemos usar terapias de relajación.

No deben realizarse esfuerzos físicos abusivos. Debemos recordar lo delicadas que están las articulaciones.

Los baños de sol y mar moderados son muy recomendables. Estos, si es posible, deben hacerse diariamente.

El descanso apropiado es necesario, un mínimo de 8 horas es lo recomendable. El organismo debe descansar lo suficiente como para poder recuperar las energías necesarias para que nuestras defensas sean lo más activas posibles.

Jamás debe ponerse el paciente de rodillas ni mantenerlo a pie firme. Pensemos que todo nuestro peso recae sobre nuestras caderas y piernas.

Utilizar zapatos cómodos con suela acolchada para facilitar el movimiento. Estos nunca deben ser de tacón fino, sino más bien de tacón ancho y no demasiado alto.

Se deben vigilar los niveles de ácido úrico. Esto es muy importante, si el ácido úrico está elevado, la persona tendrá una mayor predisposición a las crisis.

Si está afectada a la columna vertebral, se deberá dormir en un somier rígido y almohada baja. La columna debe estar lo más recta posible.
Se debe evacuar diariamente para favorecer la eliminación de desechos orgánicos que intoxican nuestro organismo. Si la persona tiene un problema de estreñimiento deberá tomar laxantes suaves naturales y llevar la dieta adecuada al problema.

La alimentación adecuada al problema que nos ocupa es totalmente imprescindible. Si la persona aquejada de este problema sigue las recomendaciones está claro que mejorará o como mínimo se estabilizará. De lo contrario su situación tenderá a empeorar cada día más.

Los tratamientos con hipertermia dan excelentes resultados.

Las curas termales también dan buenos resultados.

Pulseras de Cobre para personas con artritis. En ocasiones, en estas personas, se ha demostrado que no metabolizan adecuadamente el cobre de los alimentos y lo única posibilidad es absorberlo en la piel.

Extremar la vigilancia si hay tendencia a las caídas.

Corregir los posibles defectos de visión o de falta de equilibrio, de esta forma evitaremos las temibles caídas.

Cuando por alguna enfermedad, hay una pierna más afectada que la otra; es conveniente ayudarse de una muleta o bastón con el fin de protegerse de una caída y de no castigar la pierna sana.



Ejercicio diario:

Recién levantada por la mañana mover todas las articulaciones de nuestro cuerpo, de manera sencilla desde los dedos de los pies, tobillos, pies, rodillas, caderas, cintura, dedos de las manos, muñecas, manos, codos, hombros y cuello. Este ejercicio diario permitirá que las articulaciones no pierdan su movimiento original, así como sacar la humedad que absorben las articulaciones, que en ocasiones produce dolor.
Este sería un ejercicio buenísimo para realizarlo diariamente, junto con unos 45 minutos de caminata al día.
Como profesor de yoga  y conocimiento que tengo del mismo, sería recomendable su práctica dos veces por semana como tratamiento preventivo. Existen una gran cantidad de ejercicios del yoga beneficiosos para prevenir y combatir esta patología, así como una grandísima cantidad de beneficios para los huesos y las articulaciones.


En definitiva:

Siempre es mejor un tratamiento preventivo que uno de choque cuando ya ha aparecido la enfermedad.
Con el tratamiento preventivo de alimentación adecuada, recomendaciones, ejercicio diario adecuado a la patología y un tratamiento preventivo como por ejemplo organoterápico o litoterápico, el paciente mejorará muchísimo y evitara otras recaídas.

Si quieres recibir artículos como este suscríbete a este blog.

Comentarios

Entradas populares