miércoles, 12 de septiembre de 2018

La ansiedad y el Yoga. La ansiedad una patología cada vez más preocupante en el mundo occidental y en el mundo en el que vivimos.


La ansiedad y el Yoga. La ansiedad una patología cada vez más preocupante en el mundo occidental y en el mundo en el que vivimos.

La ansiedad es un estado en el que tu cuerpo activa una serie de mecanismos internos para liberar una serie de sustancias químicas que provocan un estado de defensa y huida, que origina una serie de desagradables síntomas y que en algunas ocasiones puede originar lo que se denominan ataques de pánico.

Yo ni soy psicólogo, ni psiquiatra, tan solo he sido un trabajador activo para salir de este estado en el que se encontraba mi cuerpo. Conozco muy bien este problema puesto que la padecí durante varios años sin encontrar solución.

Simplemente he sido un trabajador muy activo para salir de un estado, en el que poco a poco me fui encontrando como en una cárcel de un metro cuadrado, de la cual no podía salir, puesto que cuando lo hacía se ponían en marcha esta serie de mecanismos de defensa y huida que que me originaban diversidad de síntomas y terminaban en un ataque de ansiedad o de pánico.

Durante años tuve el miedo de hacer las cosas que antes podía hacer y que me hacían disfrutar de la vida, y poco a poco llegó un momento en el que los miedos atacaban a cada momento haciendo de la vida un auténtico horror.
En mi caso tuve el miedo de morir de infarto y cada día que me levantaba pensaba si moriría ese día o cuantos días me quedarían de vida.
Esto puede parecer muy extraño para quien nunca se ha cruzado con este problema en su vida, pero quién la padece estará totalmente de acuerdo conmigo.

Cuando se padece de esta patología, por mi propia experiencia, te conviertes en una persona con una venda en tus ojos y no eres capaz de ver más allá de ella. Ya que todo lo que hay detrás de ella para tí es falso, solamente es cierto lo que sientes, lo que piensas, y nada más.

Yo llegué a tomar bastante medicación para tratar mi estado durante meses, pero llegó un momento en el que me di cuenta que nunca sanaría este problema con la medicación, simplemente lo que ocurriría sería que la medicación quitaría mis síntomas, pero sería como el que esconde la suciedad bajo una alfombra, porque no sanaría el verdadero problema de mi ansiedad.

Tan poco quiero convencer a nadie con estas palabras, ni que lo que diga sea la mejor manera de salir de este estado, pero quizás te haga reflexionar un poco sobre si tenes que hacer algún cambio en tu vida o tienes que tomar una serie de decisiones, o buscar algún tratamiento alternativo a la medicación.

A lo largo de varios años, y una vez que mi ansiedad ya había desaparecido, me he cruzado con personas que llevan 20 o 30 años tomando una medicación que no sana el problema, simplemente te quita los síntomas pero el verdadero problema sigue escondido en tu interior, o simplemente seas tu quien tiene que cambiar y no el mundo que te rodea. Lamentablemente estas personas seguirán durmiendo durante su vida y quizás mueran sin solucionar su desequilibrio interior.

No voy a entrar en los efectos secundarios que puede tener la medicación para este patología, que yo no llamaría patología, porque símplemente es una advertencia que te está ocurriendo en tu interior, algo que tienes que cambiar, tomar decisiones o tomar algún camino distinto en tu vida.

Yo por casualidad me encontré en mi camino con el Yoga y con la Meditación. Fue el camino que decidí tomar en mi vida para salir de este estado de desequilibrio interior y gracias a ella me considero una persona totalmente diferente a como lo era, pero con el mismo cuerpo con el que llegué a este mundo. Tan poco quiero convencerte de que el yoga es la única alternativa para salir de este estado, pero puedo asegurar que es una manera muy efectiva.

Puedo asegurar por mi propia experiencia personal que sanar un problema de ansiedad lleva tiempo, lleva trabajo y sacrificio, pero al final es la única manera de salir de aquí. Lo más sencillo es tomar una pastilla y que los síntomas alivien en ese momento.

Es imposible que un estado de ansiedad desaparezca totalmente en un mes, eso es imposible y quién lo diga estará mintiendo, No existe ningún método que te haga desaparecer un estado de ansiedad con una sesión ni con dos, ni en un mes, necesita su tiempo de trabajo. Un trabajo continuo, un trabajo de limpieza y de maduración, para que tu estado interior cambie y se mantenga en el tiempo.

 El Yoga no es una gimnasia o un deporte, aunque lamentablemente en occidente que somos muy diferentes queremos convertir este ¨yoga occidental¨ en una gimnasia, con increíbles ejercicios gimnásticos que parece una competición. El yoga físico símplemente es un 1% de lo que es el Yoga. El Yoga es un trabajo de crecimiento personal, un trabajo de conocimiento interior, que es la clave. Porque cuando llegas a ese estado de conocimiento interior todo cambia en tu interior y en tu exterior, así como lo que te rodea también lo hace. Esto es la clave, esto es lo que se consigue con el yoga.

Tan poco quiero que pienses que el yoga y la meditación es la única manera de salir de este problema, pero puedo asegurar al 100% que puede ayudar que los síntomas desaparezcan poco a poco, a controlarlos poco a poco y, finalmente por si solo tu cuerpo estará en un estado en el que no es posible la ansiedad, por que tu cuerpo se mantiene en equilibrio tanto físico, mental, emocional y energético.

Hace años el Yoga era muchas veces considerado como una religión o incluso una secta por el propio desconocimiento en nuestra cultura. Ahora poco a poco se está implantando cada vez más en nuestra sociedad. De ahí que aparezcan muchísimos métodos de trabajo en la salud en los que se usa técnicas de esta disciplina. No es extraño que poco a poco se esté implantando en el sistema educativo, en la sanidad e incluso en la empresa. Aunque se corre el riesgo de como decía antes de que este ¨Yoga occidental¨ este pseudoyoga de intereses económicos,  y de visibilidad competitiva esté disfrazando poco a poco la verdadera esencia del Yoga, que no es otra cosa que el Amor.


Y esta es la clave y la esencia del Yoga: si Amas tu cambias, los demás cambian y todo lo que te rodea cambia.

¿Y cómo se puede sanar una ansiedad con el Yoga?

Una de las claves ya lo dije antes, es ese estado de Conocimiento interior que se consigue con el Yoga y la Meditación, así como un Equilibrio Físico, Mental, Emocional y Energético.

Una de las técnicas con la que antes se consigue disminuir lo antes posible los síntomas es con el Pranayama o Ejercicios de Respiración.
La ansiedad y la Respiración están totalmente ligadas. De hecho estados de nerviosismo y ansiedad van ligadas a personas con respiraciones muy cortas que utilizan solamente la parte alta del pecho o clavicular para respirar, ocasionando más estrés, nerviosismo y contracturas musculares.
Un estado de Relajación o Equilibrio lleva a personas con respiraciones más lentas, conscientes y que utilizan la parte abdominal, los lados del pecho y la parte alta del mismo.

Esto aunque parezca fácil no lo es tanto, porque requiere trabajo constante y continuado para que en tu vida diaria seas capaz de hacerla de manera automática. Y muy importante, realizarla siempre bajo supervisión especializada.

La respiración con ansiedad se da de forma desproporcionada en la parte superior del pecho y no permite que se desplace completamente el diafragma, esa gran capa de músculo que separa la cavidad pectoral de los órganos abdominales. Cuando el diafragma se contrae, desciende y crea más espacio en el pecho, lo cual disminuye la presión de los pulmones para que puedan tomar más aire. 


 En muchos casos, la gente con ansiedad ha desarrollado una forma crónica de restricción muscular que afecta a la musculatura abdominal que rodea el vientre. Cuando estos músculos se aprietan por la tensión, el vientre no se puede mover libremente y la respiración se ve afectada. Otra zona de tensión crónica en las personas con ansiedad que limita la respiración se ubica en los músculos intercostales, que se encuentran entre las costillas. Sea lo que sea lo que cause tensión muscular, hay que aprender a liberarla y disfrutar de los beneficios de la respiración plena. 

Desde el punto de vista del yoga, la respiración óptima es profunda, suave, tranquila y uniforme, sin pausas significativas. El diafragma debe apretarse mientras los músculos accesorios de la respiración, como los del cuello y el pecho, no se mueven, excepto cuando se inspira más aire de lo habitual. En general, tanto la inspiración como la espiración han de realizarse por la nariz. La respiración es la única función automática del cuerpo que se puede controlar fácilmente de forma consciente. Resulta que el control de la respiración es el  punto de entrada para tranquilizar a un sistema de respuestas al estrés hiperactivo. 

Si se expulsa el aire por la nariz, la espiración se alarga y el ritmo respiratorio se ralentiza –porque los conductos nasales son más estrechos que los de la boca y ofrecen más resistencia a la circulación del aire-; ambas acciones tienden a facilitar la tranquilidad de la mente.

 La respiración rápida y ansiosa, por otro lado, sirve para activar el sistema nervioso simpático, lo que provoca la liberación de las hormonas del estrés, aumentando la agitación. Cuando se respira rápidamente, se expulsa más dióxido de carbono del cuerpo, y esto también tiende a ponernos más nerviosos, lo que contribuye al ciclo vicioso de la agitación, la respiración rápida y el aumento de la agitación. 

Uno de los principales frutos de la práctica sostenida del yoga es la reducción espontánea del ritmo respiratorio, incluso en períodos durante los cuales se hacen esfuerzos conscientes por controlar la respiración. Aunque se considera que lo normal es respirar entre doce y veinte veces por minuto, el ritmo respiratorio de los expertos en yoga suele ser la mitad o menos de la mitad. Cuanto más se practique, más se arraiga uno a la respiración del yoga y más se calma la mente. Más allá de la conciencia sobre la respiración, el yoga también enseña a tener conciencia sobre los patrones del pensamiento. Por ejemplo, se pueden reconocer los primeros signos de ansiedad que pueden provocar un ataque de pánico y detectarse con tiempo para intervenir con técnicas de respiración de relajación. 

Otra técnica útil cuando afloran pensamientos negativos recomendada por Patanjali en su Yoga Sutras. Consiste en cultivar el pensamiento opuesto. Esto puede significar cambiar el centro de atención de las ansiedades a lo que nos es grato o lo que podemos hacer por los demás. Sin embargo, el yoga, como terapia cognitiva, también requiere el conocimiento de los pensamientos negativos y la observación honesta de lo que son para poder entender si se está contribuyendo a empeorar la situación o los patrones del pensamiento. Esta forma de examinar la realidad es lo que diferencia al yoga de un mero “pensamiento positivo”. 

 Parte de lo que el yoga puede hacer por la ansiedad tiene que ver con la ralentización de los fragmentos de pensamientos, la mente del mono. Cuando se practica la relajación del yoga –en la que se emplean diversas herramientas, como la asana, la respiración y el aumento del conocimiento de los estados internos y externos-, se facilita la separación de los pensamientos lo suficientemente largos para comenzar a verlos con más claridad. La mente se relaja, pero no se nubla, cambia su relación con el mundo exterior. 

La consecución de este tipo de relajación no es fácil al principio, pero con el tiempo llega a ser “lo que cambia el carácter de la ansiedad completamente”. El enfoque intrínsecamente holístico del yoga enseña que existen multitud de factores que pueden afectar a los niveles de ansiedad. Para resumir brevemente: una mala respiración es a la vez causa y efecto del estrés y existen muchas prácticas respiratorias dentro del yoga que pueden profundizar y mejorar la respiración. Si una mala respiración es parte del resultado de una postura encorvada o la tensión en la musculatura abdominal, evidentemente, hay varias posturas de yoga que pueden ayudar a corregir estos problemas. 

Puedes conocerme un poco más en mi blog personal: www.kangiyoga.com, donde hay documentos, artículos, y algunos archivos para escuchar de manera gratuita, como meditaciones y relajaciones, que podrían ayudarte. También me dedico a trabajar de manera individual y con grupos de personas en clases de yoga en grupo y personalizado o terapéutico.
Pronto pondré en marcha un nuevo Taller sobre Respiración y Meditación para la vida diaria ¨La clave para el Estrés y la Ansiedad¨, el cual sin tener todavía la fecha confirmada será para el mes de noviembre de este año.

En definitiva el Yoga puede mejorar todos los aspectos de tu Ser y cambiar tu vida, que es maravillosa.

Namasté
Ángel Kangi


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Retiro vacacional en agosto

Próximamente Retiro Vacacional