España es el país de Europa con más especies amenazadas. Según estimaciones del Banco Mundial, actualmente sólo en nuestro país hay 326 especies en riesgo de desaparecer para siempre. Y esta cifra no deja de crecer.

España es el país de Europa con más especies amenazadas. Según estimaciones del Banco Mundial, actualmente sólo en nuestro país hay 326 especies en riesgo de desaparecer para siempre. Y esta cifra no deja de crecer.
Sin ir más lejos, el pasado mes de julio, la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente declaraba al urogallo cantábrico, al visón europeo, a la jara de Cartagena, al alcaudón chico, la cerceta pardilla, la náyade auriculada y la nacra común especies amenazadas "próximas a la extinción”.
España también es uno de los países con mayor biodiversidad de todo el continente, además, “tiene la particularidad de tener muchas especies autóctonas”, explica Luis Suárez, Responsable de Biodiversidad Terrestre de WWF España, “en Canarias hay algunas que son únicas, tenemos especies mediterráneas también, otras que aparecieron cuando se retiraron las glaciaciones, tenemos montañas… Tenemos una características biogeográficas que nos han permitido albergar muchísimas especies distintas”.
Cada especie que desaparece afecta de forma irreversible al ecosistema en el que se desenvuelve pudiendo llegar a poner en peligro su equilibrio. Suárez ha seleccionado las 10 especies a las que más urge prestar ayuda pero advierte que, dada la gravedad en la que se encuentran tantos animales y plantas, su puesto podría ser fácilmente ocupado por cualquier otro:Si cruzamos esa diversidad con décadas de una pésima gestión del desarrollo humano, obtenemos un país que va viendo cómo su privilegiado patrimonio biológico va desapareciendo poco a poco. “Somos un país que se ha preocupado muy tarde por la conservación de su flora y su fauna. El resto de países de Centroeuropa nos lleva muchos años de ventaja en materia de conservación de la naturaleza, aunque también en su destrucción”, asegura el experto.
A pesar de que como reclama Suárez, en la actualidad solo un cuarto de las especies en peligro cuentan con los instrumentos necesarios para revertir esta situación, también podemos encontrar caso de éxito como el del Plan de Recuperación del Lince Ibérico. Éste ha permitido que el que fue el felino más amenazado del planeta haya conseguido revertir su situación. “En los últimos 15 años la especie ha recuperado un escalón y ha dejado de estar en peligro crítico”, celebra Suárez. Actualmente hay cerca de 500 ejemplares repartidos no sólo por Andalucía, sino también en Castilla La Mancha, Extremadura y Portugal. “Hay un programa de interactividad con un centenar de ejemplares que producen ejemplares para su suelta, se ha involucrado a la sociedad civil, a las ONGs, a los propietarios privados, a los cazadores, ha habido colaboración entre estados”. Éste, como afirma Suárez, es un buen ejemplo de cuál es el camino que debemos seguir y “aunque queda mucho por hacer, esto demuestra que se pueden hacer bien las cosas y también tenemos que estar orgullosos de eso”.
A menor escala también se llevar a cabo iniciativas que contribuyan a la conservación de las especies. “El ciudadano puede ejercer un gran poder a través de lo que consume. Hay especies que están sometidas a mucha presión por parte de la industria y una manera de ayudarlas es, por ejemplo, comprar productos que cuentan con un certificado de sostenibilidad”, anima el experto de WWF. Así, pequeños gestos como el de detenerse a buscar el sello MSC para los productos procedentes de la pesca sostenible o el de FSC para identificar los productos procedentes de una gestión forestal sostenible, pueden llegar a significar grandes cambios.
Fuente: http://www.futurosostenible.elmundo.es/transformacion/las-10-especies-mas-amenazadas-de-espana#

Comentarios

Entradas populares